top of page

BI-sivilidad: Desde la experiencia



Antes de comentar acerca de ciertas realidades que una persona bisexual puede experienciar, es importante para mi puntualizar que me identifico como una mujer cis bisexual y que estoy escribiendo situada desde ese lugar, sin embargo, me tomé el trabajo de conversar con personas de distintos géneros que también se identifican como bisexuales.

Me propuse identificar situaciones a las cuales nos tenemos que enfrentar en distintas etapas de la vida y que yo y distintas personas bisexuales pueden vivir:

Adolescencia queer no vivida

La etapa donde nuestra identidad se consolida es durante la adolescencia, por lo tanto es una etapa evolutiva esencial que determina nuestra vida adulta y nuestras capacidades de afrontamiento e independencia. Algo que me hizo reflexionar mucho sobre esta etapa fue la serie Heartstopper y el personaje de Nick Nelson, pudimos ver como en la temporada 1 él se hacía cada vez más consciente sobre su sexualidad y sus afectividades, luego en la segunda

temporada vimos lo mucho que le afectó autonombrarse bisexual con algunos miembros de su familia y compañeros del colegio, también a lo largo de las dos temporadas todos los personajes nos mostraron diferentes facetas LGBTIQ+. Yo ame esa serie porque me permitió imaginar cómo hubiese sido mi adolescencia, pero luego cuando lleve ese pensamiento a la realidad me di cuenta que pude haber vivido mucha hostilidad ya que estudié en un colegio católico, vi como a distintos compañeros se les era cuestionada su sexualidad constantemente y eran rechazados, lo que debió ser bastante traumático de vivir a esa edad. También ¿Cómo somos capaces de autonombrarse si no tenemos referentes? yo a esa edad desconocía todo acerca de la comunidad LGBTIQ+, nunca había estado con alguien que abiertamente se identificara como parte de ella, tampoco en mi colegio conocía a alguna chica que fuese abiertamente lesbiana o bisexual, para mí la bisexualidad no estaba en mi radar como una posibilidad.

El no haber vivido esa etapa o haber tenido experiencias lésbicas hizo que viviera una adolescencia tardía que son aquellas vivencias, sentimientos y emociones típicas de la adolescencia que se viven de adulto ya que no las experimentaste en el momento que te tocaba, y se retrasa hasta que te permites empezar a aceptar tu sexualidad. Durante mi etapa de adolescencia solo viví una parte de mí, mis afectos y mi sexualidad dirigida a que me gustaban los chicos, pude vivir mis primeras veces libremente, con mis tropiezos, aciertos, rupturas y muchas experiencias que me llevaron a madurar y ver de qué manera vivía mis vínculos con hombres, pero por otro lado viví con un pizarrón LB (lesbiana, bisexual) en blanco mis primeros años adultos, era imposible para mí acercarme a una chica porque ¿Cómo sabía si le gustaban las chicas? ¿Cómo demostraba que me gustaba? ¿Cómo era posible que tuviese 23 y nunca hubiese besado a una chica? infinitas preguntas que sentía que eran normales plantearse en la adolescencia, pero no sentía normal seguir teniendo estas dudas e inseguridades en una etapa adulta.

Etapa “sin etiquetas”, no eres gay ni hetero:

El definirme sentía que era una presión que no quería tener, asumirse como queer lleva ciertas complicaciones que no sabía cómo lidiar ni comprender, por lo que mi orientación sexual la definía como “sin etiquetas”, explicaba que me gustaban las personas independientemente de su género, pero inmediatamente enfrenté comentarios de personas de la comunidad LGBTIQ+ que me alejaban de mi experiencia o la posibilidad de algún día poder identificarme como queer, me llegaron a decir que la manera en que definía mi sexualidad no era “bisexual”, que no podía participar en actividades LGBTIQ+ porque no sabía que era por lo tanto eso me convertía en heterosexual para ellos, sin duda fue difícil construir mi sexualidad sino me hallaba ni en el mundo hetero ni en el mundo queer, lo que no sabía es que no hacía falta ser parte de alguno de esos dos lugares porque yo era bisexual.

Eres bisexual ¿pero eres percibidx así?:

A pesar de que te puedes identificar como bisexual, hay algo de los que pocos hablan y es ser percibido socialmente como heterosexual u homosexual, desde mi realidad yo siempre

he preferido que me perciban como lesbiana a que me perciban como heterosexual, no sé que como será para otras personas bisexuales, pero esto ha significado una gran inseguridad para mí ya que si quiero estar en un espacio o entorno queer comentarios como “es que pareces heterosexual” o “yo pensé que eras aliada”, no me hacen sentir parte o no me hacen sentir que soy lo suficientemente queer solo porque mi expresión no es andrógina o masculina, siento que hay una especie de termómetro queer que te dice que tan LGBT+ eres según tu expresión de género y forma de ser, me parece que puede llegar a ser restrictivo, al punto que nos tenemos que ajustar al estereotipo bisexual.

¿No serás gay?

La bifóbia hacia los hombres bisexuales es muy común, aquellos hombres que tengan constantemente relaciones homosexuales se les será cuestionada su sexualidad, les preguntan ¿No serás gay? casi como si tener vínculos con el mismo género significara que enmascaran su sexualidad diciendo que son bisexuales y que no se atreven asumir su homosexualidad. Independientemente de con quien tengamos más vínculos o con quien llevemos nuestra sexualidad, seguiremos siendo bisexuales que nunca podremos entrar en la caja monosexual que nos han querido meter históricamente.

Estar en una relación con una persona bisexual

¿Cómo es estar en una relación con alguien bisexual? Pues esta es una pregunta que podrán contestar mis ex’s, sinceramente cuando planteamos una pregunta así la respuesta parece ser simple “es una relación como con cualquier otra persona”, pero si realmente lo analizo no creo que sea así, porque en dos de mis vínculos con varones cis-hetero pude vivir ciertos cuestionamientos y actitudes que emergían solo por yo ser bisexual. Una de estas parejas me pregunto “¿Cómo sabes que te gustan las mujeres si nunca has estado sexualmente con alguna?” una pregunta que ponía en duda mi sexualidad; otra tuvo actitudes de celos donde básicamente su pensamiento era que me gustaba o estaba coqueteando con todo el mundo, mis amigas, mis amigos, hombre, mujer, básicamente cualquiera, lo cual era una actitud profundamente machista y bifóbica. Me gustaría que pensáramos ¿Ser mujer bi te expone a mayor machismo por parte de tus parejas y la sociedad?

Estoy en una relación hetero y eso no me hace menos queer

Por años me pregunté ¿cómo era posible ser bisexual si solo he tenido vínculos con hombres? esa pregunta constantemente me invalidaba, cuando empecé a consumir mayor contenido sobre la comunidad LGBTIQ+ y feminista pude ir deconstruyendo esa idea, encontré a feministas como Sandra Bravo y Noemí Casquet que son mujeres bisexuales, poliamorosas, que me abrían un mundo donde mi sentir era válido y posible. Si solo has estado con hombres o únicamente con mujeres, eso no te hace menos bisexual, menos queer o menos parte de la comunidad LGBTIQ+.

Femenino o masculino, activx o pasivx

Aquí vamos otra vez, la creencia de que tu expresión de género determina tu sexualidad. Si eres un hombre bi y tienes expresiones consideradas femeninas entonces la sociedad decide que eres homosexual, si eres una mujer con una expresión masculina o andrógina automáticamente deciden que eres lesbiana, ahora ocurre al contrario cuando tu expresión de género coincide con parámetros cisheterosexuales, es decir si eres mujer y eres femenina todos consideran que eres heterosexual. Ahora imagínense que también tienes que lidiar cuando estás en una relación homosexual con estas categorías de pasivx o activx, categorizando la experiencia sexual nuevamente en un sistema binario que viene cargado de estereotipos de género. Una cuestión en particular que me gustaría dejar sobre la mesa es que reflexionemos sobre los estereotipos de género porque no hacen más que encasillar nuestro deseo y percepción acerca del mundo y las personas, nos reduce a algo que solo le beneficia al patriarcado.

Si eres bisexual estás con cualquier persona

Una creencia bifóbica de que porque te gusten varios géneros estás con todo el mundo,

tienes una vida sexual súper activa, eres irresponsable con tus vínculos y tu sexualidad, y que seguramente eres infiel. Todas esas creencias y estigmas hacia las personas bi, son maneras de castigo y pensamientos machistas porque nos salimos del binarismo, la mononorma o la monosexualidad. Es difícil ejercer tu sexualidad cuando lo que se espera de ti está muy alejado de tu realidad, casi que tienes que cumplir con ser una persona muy experimentada sexualmente porque asumen que has estado con hombres y mujeres, lo cual muchas veces no es necesariamente cierto.

Como última reflexión después de una necesaria disertación sobre la bisexualidad –seguro faltarán muchas otras experiencias que contar– y lo que nos toca vivir como personas bi, me gustaría finalizar señalando la importancia de teorizar sobre la bisexualidad, necesitamos investigaciones que nos muestren las condiciones de vida de las personas bi, porque sin ello estaremos caminando siempre a ciegas y tratando de atender necesidades que no son las prioritarias. El tema de la salud mental es necesario trabajarlo, para que las personas bisexuales puedan construir una identidad propia y que les permita vivir sin represión, donde podamos ser realmente nosotrxs sin sentirnos encasillados en un binarismo.

La base de la discriminación y los estigmas bifóbicos que existen como consecuencia a los estereotipos de género, creencias machistas y cisheteronormadas, por esta razón es urgente la deconstrucción de estas creencias y significados que limitan nuestros cuerpos y experiencias ¿Qué esperamos para hacernos cargo? ¿Hasta cuándo tendremos que esperar para nombrarnos bisexuales sin esperar la invalidación de la sociedad como respuesta?


Portada: Javier Álamo


Comments


bottom of page